leadership imagen

La Esencia del Liderazgo: Influencia sin Autoridad

Generosamente Francesco Paolo Fulci, el que fuera Embajador Italiano en la Naciones Unidas desde 1993 a 1999, ha contado su experiencia a través de entrevistas y video a un grupo de estudiantes de mi clase de Master en Management, quienes han presentado su historia. Una historia de éxito que combina la personalidad, los valores y las relaciones personales para mostrarnos cómo la influencia sin autoridad es la esencia del liderazgo. El Embajador Fulci sirvió en dos ocasiones como Presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Además, junto con los embajadores de Méjico, Paquistán y Egipto, creó el llamado “Coffee Club” un grupo de influencia que se oponía a la expansión de los asientos permanentes pero a favor de expandir los asientos no-permanentes en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Francesco Paolo Fulci nació en Messina, Italia en 1931. Hijo de Sebastiano Fulci, ingeniero y político miembro del PLI (Partido Liberal Italiano) y de Vincenza Sciascia, quien sobrevivió durante 16 horas enterrada después del terremoto que azotó Messina en 1908. Desde muy temprana edad, Francesco Paolo tenía muy claro cuál era su meta en la vida—estudiar para algún día ser embajador, y así se lo hacia saber a sus amigos cuando le invitaban a jugar. Esta determinación le llevó a completar sus estudios de Derecho en la Universidad de Messina que continuó en la Universidad de Columbia en Nueva York con una beca Fulbright donde se preparó para una carrera diplomática. En 1956, conoce a su futura mujer, Claris a la que se compromete sólo 15 días después de conocerla y quien le ha acompañado durante toda su trayectoria profesional.

Comenzó su carrera diplomática en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia y más tarde como Embajador de Italia en Canadá y Embajador de la NATO en Bruselas. Su excelente trabajo ha sido reconocido por el gobierno italiano con varios honores pero su labor más importante estaba todavía por llegar cuando le nombran Embajador para las Naciones Unidas en 1993. Puesto que ocupará hasta 1999. Durante este periodo, el Embajador Fulci cuenta con especial orgullo el papel que el “Coffee Club” jugó para impedir que Alemania y Japón formaran parte Permanente del Consejo de Seguridad y, en cambio, extender los puestos no-permanentes. Con esta misión, el Coffee Club, lo formaron inicialmente el Embajador Fulci con los embajadores Ahmed Khamal, Nabil El-Araby y Manuel Tello de Pakistan, Egipto y Méjico, repectivamente. Pero pronto se unieron al Club los embajadores de España, Turquía, Canadá y Corea del Sur. Al final, el Club estaba formado por un total de 50 países de diferentes continentes.

Details