El Enigma de los Genios: ¿Tenía Alan Turing el Síndrome de Asperger?

Este fin de semana he visto la película The Imitation Game (Descifrando Enigma) con 5 nominaciones a los Globos de Oro. Un biopic sobre Alan Turing, el hombre que descifró el sistema de encriptado nazi, Enigma. Aunque su ayuda fue decisiva en la victoria del bando aliado contra el Tercer Reich, fue condenado en un tribunal a principios de los años 50 por “indecencia grave” debido a su homosexualidad. Es considerado un héroe de guerra, el padre de la inteligencia artificial y el precursor de lo hoy llamamos ordenador.

Sipnosis: “Durante el invierno de 1952, las autoridades británicas entraron en el hogar del matemático, analista y héroe de guerra Alan Turing, con la intención de investigar la denuncia de un robo. Acabaron arrestando a Turing acusándole de indecencia grave, un cargo que le supondría a una devastadora condena por, lo que en aquel entonces se consideraba una ofensa criminal, ser homosexual. Los oficiales no tenían ni idea de que en realidad estaban incriminando al pionero de la informática actual. Liderando a un heterogéneo grupo de académicos, lingüistas, campeones de ajedrez y oficiales de inteligencia, se le conoce por haber descifrado el código de la inquebrantable máquina Enigma de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.”

Como psicóloga organizacional, una de las características que más me llamarón la atención de la película es el perfil psicólogico de Alan Turing como líder de su equipo de trabajo. Se presenta a Turing con dificultades para establecer relaciones sociales con sus colaboradores, entender la jerarquía dentro de la organización, con un pésimo sentido del humor, movimientos poco coordinados y numerosas excentricidades. Este conjunto de características es típico de un síndrome conocido como Asperger. Busqué en internet Alan Turing y el síndrome Asperger y efectivamente me llevó al blog del científico Jon Brock, experto en autismo, de la Universidad Macquarie en Sidney.

Details