imagen de exto

Emociones en el Trabajo

El 8 de Septiembre de 2014 aparecía un artículo en EL PAIS titulado “Sanidad medirá el estrés entre sus trabajadores para evitar accidentes.” Han pasado varios años desde que en el 2009 el mismo periódico se hacía eco de la oleada de suicidios en France Telecom que se había cobrado la vida de 25 personas. La empresa, que opera en España con la marca Orange, se vió obligada a diseñar un nuevo “contrato social” con los trabajadores. Este nuevo contrato social con los empleados incluía un plan para dar respuesta a los posibles “riesgos psicologícos” como por ejemplo, la falta de conciliación de la vida personal y laboral.

Las emociones son parte integral de nuestra experiencia en el trabajo. Nos emocionamos, positiva o negativamente, en nuestras relaciones con el jefe, nuestros compañeros o nuestros subordinados y en diversas situaciones, como por ejemplo, la entrevista de selección o la reunión de evaluación del rendimiento. Los psicólogos de las organizaciones llevan más de 30 años estudiando cómo las emociones influyen nuestra vida laboral y en muchos casos traspasa a nuestra vida personal. ¿Qué emociones sentimos en el trabajo? Hay gente que vive su experiencia laboral con alegría y se encuentran llenos de energía positiva que desprenden a los demás. Y por el contrario, hay otros que tienen una vivencia negativa cargada de tristeza, melancolía y falta de ilusión.

Details
libro life History

Rescribir la historia de tu vida

Todos tenemos una historia pero no todos contamos nuestra historia de la misma manera. Nuestro futuro no sólo depende de lo que ha ocurrido sino de cómo interpretamos nuestro pasado. Como el guión en una película, según la Teoría Narrativa de Gergen en 2005, hay tres narrativas básicas en la forma que la gente cuenta la historia de su vida: Estable, progresiva, regresiva. Además, hay una forma compleja denominada heroica que intercala narrativas progresivas y regresiva sucesivamente.

Historia de vida estable. Una historia estable es aquella en la que los eventos se suceden en el tiempo siguiendo una misma trayectoria, que puede ser positiva o negativa. Una narrativa positiva estable es por ejemplo la historia de Juan cuando nos cuenta que creció en una familia acomodada, fue a colegio privado, creó su propia empresa, se casó con su novia de toda la vida y tiene tres hijos adorables. Por el contrario, una historia estable pero negativa es la que cuenta Felix cuando dice que no pudo ir a la universidad porque sus padres carecían de medios económicos, tampoco era muy buen estudiante, encontró un trabajo del que le despidieron cuando llegó la crisis y su matrimonio se rompió. El futuro de estas dos personas es relativamente fácil de predecir, su vida seguirá igual porque en ambos casos, el protagonista toma una actitud pasiva ante la vida. El control de su vida está fuera de él.

Historia de vida progresiva. En una historia progresiva, el protagonista cuenta su vida como una sucesión de eventos que, aunque comienzan con dificultades, van mejorando a lo largo del tiempo. Por ejemplo, nací en un pequeño pueblo de Galicia. Después del colegio iba a acompañar a mi madre a la tienda del barrio. Recuerdo un día cuando tenía 12 años que el vendedor dijo a mi madre, -lo siento señora ya no le puedo fiar más. Me sentí tan mal que me prometí a mi mismo que eso no le volvería a pasar a mi madre nunca más. Dejé el colegio y comencé a trabajar en una camisería del barrio. Años más tarde, cree mi propia empresa… Como alguno ya habrá adivinado, hoy el dueño de esta historia es el empresario español más rico del mundo, Amancio Ortega, fundador de Inditex.

Historia de vida regresiva. Por el contrario, en el caso de una narrativa regresiva, el protagonista cuenta su vida como una serie de catástrofes que se van sucediendo una tras otra sin que pueda hacer nada por evitarlo. Es una historia que pasa de una situación positiva a una desfavorable sin oportunidad de mejorar o aprender. Ante la adversidad, el actor de esta película asume los acontecimientos sin formar parte del guión. Esta es una forma contraproducente y nociva de interpretar los retos que la vida te pone por delante ya que lleva a una total pasividad y negatividad. La gente que expresa este tipo de historias, consciente o inconscientemente, la utilizan como una función compensatoria en su vida para crear empatía en los demás. Aunque les puede funcionar por un periodo de tiempo, a largo plazo, la gente se aleja de narrativas negativas.

Details
leadership imagen

La Esencia del Liderazgo: Influencia sin Autoridad

Generosamente Francesco Paolo Fulci, el que fuera Embajador Italiano en la Naciones Unidas desde 1993 a 1999, ha contado su experiencia a través de entrevistas y video a un grupo de estudiantes de mi clase de Master en Management, quienes han presentado su historia. Una historia de éxito que combina la personalidad, los valores y las relaciones personales para mostrarnos cómo la influencia sin autoridad es la esencia del liderazgo. El Embajador Fulci sirvió en dos ocasiones como Presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Además, junto con los embajadores de Méjico, Paquistán y Egipto, creó el llamado “Coffee Club” un grupo de influencia que se oponía a la expansión de los asientos permanentes pero a favor de expandir los asientos no-permanentes en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Francesco Paolo Fulci nació en Messina, Italia en 1931. Hijo de Sebastiano Fulci, ingeniero y político miembro del PLI (Partido Liberal Italiano) y de Vincenza Sciascia, quien sobrevivió durante 16 horas enterrada después del terremoto que azotó Messina en 1908. Desde muy temprana edad, Francesco Paolo tenía muy claro cuál era su meta en la vida—estudiar para algún día ser embajador, y así se lo hacia saber a sus amigos cuando le invitaban a jugar. Esta determinación le llevó a completar sus estudios de Derecho en la Universidad de Messina que continuó en la Universidad de Columbia en Nueva York con una beca Fulbright donde se preparó para una carrera diplomática. En 1956, conoce a su futura mujer, Claris a la que se compromete sólo 15 días después de conocerla y quien le ha acompañado durante toda su trayectoria profesional.

Comenzó su carrera diplomática en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia y más tarde como Embajador de Italia en Canadá y Embajador de la NATO en Bruselas. Su excelente trabajo ha sido reconocido por el gobierno italiano con varios honores pero su labor más importante estaba todavía por llegar cuando le nombran Embajador para las Naciones Unidas en 1993. Puesto que ocupará hasta 1999. Durante este periodo, el Embajador Fulci cuenta con especial orgullo el papel que el “Coffee Club” jugó para impedir que Alemania y Japón formaran parte Permanente del Consejo de Seguridad y, en cambio, extender los puestos no-permanentes. Con esta misión, el Coffee Club, lo formaron inicialmente el Embajador Fulci con los embajadores Ahmed Khamal, Nabil El-Araby y Manuel Tello de Pakistan, Egipto y Méjico, repectivamente. Pero pronto se unieron al Club los embajadores de España, Turquía, Canadá y Corea del Sur. Al final, el Club estaba formado por un total de 50 países de diferentes continentes.

Details